El tradicional rito del Baño de las Cabras protagonizó en la mañana del sábado 24 de junio, los últimos actos de celebración con motivo de las Fiestas de San Juan en el Puerto de la Cruz. Varios rebaños de cabras tomaron a primera hora la céntrica playa del muelle del Puerto de la Cruz.

Poco a poco, los cabreros llegados de las zonas de medianías y cumbres del Valle de La Orotava, fueron haciendo acto de presencia en el casco de la ciudad turística hasta llegar al mar, donde se celebra este rito de fertilidad, orientado a renovar y encomendar a la divinidad el celo en los animales.

El Baño de las Cabras es un rito ancestral, que tiene su arraigo en la época de los guanches, que, como sociedad prominentemente pastoril, utilizaban este día para desparasitar las cabras y fomentar el apareamiento; es por lo primero que tiene valor “sanador” y por lo segundo un ritual asociado con “la fecundidad”. La tradición se perdió entre 1960 y 1982 y fue recuperada en 1983 cuando el Colectivo Cultural Valle Taoro la recuperó para que Chucho Dorta le diera continuidad. Desde el fallecimiento de éste último, la Asociación Cultural Amigos del Baño de las Cabras, con Amílcar Fariña al frente es quien abandera esta tradición.

Para la Concejala de Cultura, Sandra Rodríguez, el tradicional baño de las cabras forma parte de “nuestro legado cultural”, un rito ancestral que “se ha convertido en un atractivo no sólo cultural, sino también turístico”, manifestó.

Esta jornada lúdica cultural se completó con una muestra de juegos tradicionales de inteligencia a cargo José Manuel Espinel Cejas; y el programa ’Salvando las distancias’, una demostración de Silbo Gomero, Salto del Pastor y Toque de Bucios, por Rogelio Botanz y alumnos del  Colegio ‘Acentejo’ de La Matanza y CEIP Punta Brava.

 

About Author

Nos encanta nuestro Puerto, y por eso resaltamos lo positivo de esta maravillosa ciudad que tiene tanto que ofrecerte. Si te gusta lo que hacemos, ¡compártelo!

Leave A Reply

Once − 4 =

Close