Esteban Álvarez Cisneros, especialista en salud alternativa y holística nos comenta un poco de qué se trata la Acupuntura, Auriculoterapia y Homeopatía.

 


Acupuntura

Es una de las técnicas que se inscriben dentro de la Medicina Tradicional China, que tiene como objetivo el equilibrio energético del cuerpo. El cual está conformado por una serie de circuitos o meridianos de energía que posibilitan las funciones necesarias para la vida. Las enfermedades o dolores que podemos padecer, según la MTC, serían el resultado de algún desequilibrio dentro de este complejo sistema. La Acupuntura utiliza pequeñas agujas, para estimular diferentes puntos, que conectarían directamente con el meridiano “afectado” y de esta forma volver a restituir dicha armonía energética. Es especialmente beneficiosa para aliviar patologías relacionadas con el sistema músculo esquelético, digestivo y emocional.

Auriculoterapia

La auriculoterapia tiene los mismos principios médicos que la acupuntura, pero se centra únicamente en la oreja y en la cartografía auricular. Mediante el uso de microesferas magnéticas pegadas con parches a la oreja, o mediante micromasajes, se trata de estimular las zonas reflejas de la oreja para que repercuta en la parte del cuerpo que nos interesa. Gracias a los impulsos nerviosos se consigue que la señal llegue desde el pabellón auricular a otras zonas del organismo y, de esta manera, se mitiga el problema por el que se ha acudido a la consulta del especialista.

Gracias a esta técnica se pueden diagnosticar un gran número de trastornos orgánicos debido al reflejo que se da en la oreja. Por esto se considera a esta terapia no sólo como una forma de solucionar problemas, sino también como un eficaz método de diagnóstico.

Homeopatía

La homeopatía es un método terapéutico que utiliza medicamentos homeopáticos para restablecer la salud del paciente. Estos se seleccionan de forma individual para cada persona, según la ley de similitud entre los síntomas de la persona y su semejanza con un medicamento. La homeopatía se basa en la individualización: el medicamento se da, para una persona con determinadas características y en determinadas circunstancias vitales. Al cambiar cualquiera de las anteriores, cambia el medicamento. El medicamento homeopático no es específico de una enfermedad determinada sino que es específico de una ‘forma de enfermar’. Esto implica que una misma enfermedad, en diferentes personas, pueda ser tratada con diferentes medicamentos en función de la sintomatología que presente cada enfermo y que un mismo medicamento pueda servir para tratar diferentes enfermedades siempre que el cuadro clínico del enfermo coincida con la patogenesia de ese medicamento

A diferencia de los medicamentos alopáticos, los homeopáticos no tienen toxicidad ni efectos secundarios, ya que han estado dinamizados. Este proceso consiste en ir diluyendo y succionando de forma progresiva un medicamento. Esto lo que hace, a grandes rasgos, es quitarle toxicidad y “potenciar” sus capacidades.

A día de hoy, la física cuántica avala con sus teorías y experimentos, lo que la homeopatía lleva demostrando desde su creación, por Hanneman. La eficacia de la Homeopatía la avalan los más de 200 años de experiencia clínica de médicos homeópatas de todo el mundo y los trabajos de investigación que se realizan en este campo.

 

El próximo viernes 31 de marzo Esteban hará Auriculoterapia en nuestro centro Nathanael Terapias Alternativas en el Puerto de la Cruz, de 18 a 20 horas. Si deseas una cita contáctalo al siguiente número: 675 88 46 74

 

About Author

Leave A Reply

14 − Once =

Close